¡¡¡Sexo, sexo, sexo!!!

Archivado en : , , ,

Ahh! El recurso publicitario más utilizado, extendido, aprovechado…

Como no!, recurrir a nuestros instintos básicos es una estrategia publicitaria muy antigua, de las primeras… Y si uno de esos instintos es el de reproducción, su ansia de complacerlo, el sexo, es de los recursos más acertados para acercarnos a algo, para que nos resulte atractivo, para que lo recordemos, lo memoricemos, lo deseemos, lo intentemos conseguir y finalmente lo compremos… Ahh! ya está… Y lo que hemos comprado es un champú Herbal Essences o una colonia Tom Ford.

Perfume Tom Ford

Productos éstos fácilmente asociables al sexo, pues son accesorios que nos pueden acercar a la persona deseada, pues dicen hacer parecernos más atractivos y deseables para esa persona, como si fueran substancias afrodisíacas. ¿Pero una balleta de cocina? ¿Qué tiene de sensual una balleta de cocina? Pues tambien se pone sexy para el público, pues la estrella de la cocina, su protagonista, como si fuera una celebrity, ha de ser sexy.

A ver…, no se trata de estar en contra del sexo, ni siquiera de estos anuncios y pedir que los quiten en un ataque de puritanismo. En el currículo se incluye la educación sexual, pero además debemos educar a nuestros alumnos, en que distingan que cuando un anuncio les llama poderosamente la atención con este tema es por una razón muy fácil de entender, que ellos elijan luego lo que compran, siendo conscientes del condicionamiento al que han estado sometidos; no están comprando sexo, están comprando una colonia. Es una manera de enseñarles a ser consumidores más responsables.

Comentarios:

Escribir un comentario